LA LLEGADA

Adhara dice: “Os hemos mandado tantos avisos, os hemos mandado tantos mensajeros y no hacéis caso…sin embargo, lo vamos a intentar una vez mas.”

Lo que vas a leer es cierto. Algunos de vosotros no lo creeréis, otros solo lo creeréis si se os dan pruebas suficientes. Algunos más sois creyentes innatos, lo sabéis porque algo en vuestro interior os dice que es verdad. Es como un latido, una pulsión de emoción que golpea suave pero persistente en vuestro pecho. Estos últimos no han perdido la conexión con la fuente. Pero tranquilo/a, seas del grupo que seas estas de enhorabuena, porque te lo vamos a demostrar.

Ahora te voy a contar una gran historia…

Hace un puñado de miles de años ocurrió que en la tierra vivían hombres menos desarrollados de lo que ahora somos. Los investigadores  les han llamado homo eréctus. Estos seres a mitad de camino entre el mono y el hombre como lo conocemos ahora habitaban la tierra de manera despreocupada, cumpliendo las funciones básicas como buscar protección contra el frio  o contra posibles peligros, buscar alimentos, reproducirse…poco más. Prácticamente como el resto de animales, aunque con algo más de habilidad.

 Pero un día llegaron “aquellos del Cielo que a la Tierra vinieron”. Aparecieron con sus naves y una tecnología que aún hoy en día nos parecería increíble. El homo eréctus miró al cielo, con una mezcla de admiración y miedo, como estos seres extra-terrestres aterrizaban en  su realidad y se hacían los dueños de la tierra conocida. Habían venido atraídos por las grandes reservas de metales preciosos,  en concreto oro, de que disponía la Tierra. Parece ser que en su planeta, demasiado alejado de fuentes de calor, hacía falta este codiciado metal, pues, a través de un sofisticado sistema de transmutación, lo convertían en una inestimable fuente de energía. 

El homo fue dominado sin ningún problema, pues la abrumadora superioridad tecnológica que los Antiguos Astronautas ejercieron sobre ellos no les dejó otra opción que obedecer. Así fue como nuestros ante, ante, antepasados fueron esclavizados con el objeto de ser carne de cañón en la extracción del preciado metal en las minas que se abrieron por toda África.

Pero ocurrió algo. Algunos dicen que fue porque los monos eran poco disciplinados a la hora de trabajar, otros porque uno de los “dioses”  se apiadó de ellos. Sea como fuere se decidió realizar una alteración genética en el mono  y  añadirle a la cadena de ADN unos cuantos cromosomas… de seres superiores. De esta forma se podía mejorar la raza y hacerla más inteligente, más eficiente, más capaz. Es así como apareció lo que hoy conocemos como Homo Sapiens, nosotros, los humanos. Tú. 

Sé lo que te estás preguntando en este momento.

-¿Quieres decir que nosotros venimos de una mezcla entre el mono y los extra-terrestres?

La respuesta es clara. Si.

Esta información es negada por la ciencia ortodoxa y no está permitida su difusión en las escuelas. Es por esto que no esperes que tus profesores te lo cuenten algún día. Tampoco en casa creo que conozcan o compartan esta visión, ya que tus padres también fueron a la escuela donde la versión oficial es que venimos del mono. Tampoco las religiones quieren oir hablar de esta posibilidad, pues para ellas fue Dios el que creó la Tierra y todo lo que contiene de la nada. Ambas tienen razón. A medias.  El hombre es una mezcla de evolución natural e intervención extraterrestre. Una mezcla entre el mono y una civilización miles de años más avanzada que la nuestra y que, en su día fue tomada por dioses. 

Ahora viene lo bueno. Resulta que estos seres, como te puedes imaginar, aunque de apariencia humanoide no eran exactamente como los humanos. Tampoco sus órganos y tejidos se corresponden con los nuestros. Ellos tienen unos cuerpos formados por una serie de circuitos de energía mucho más sofisticados que la propia carne y huesos de los homo erectus con que se cruzaron. Y con ese “traje” de energía, con ese sistema energético, eran capaces de hacer cosas que para nosotros resultan increíbles, como hablar telepáticamente, aumentar su fuerza física, hacerse invisibles, o controlar sus emociones.

A esta mezcla entre el homo y aquellos que del cielo vinieron se le llamó GLOWINGS y empezaron a hacer cosas increíbles. Controlaban las fuerzas de la naturaleza, detenían el tiempo, luchaban contra las evoluciones de los kanjô que querían instalarse en su interior… Pero pronto empezaron a hacerse perezosos pues para mantener ese “resplandor”, ese nivel de energía debían ser disciplinados tanto en su alimentación, ejercicio, hábitos sociales, y, sobre todo, control emocional y mental, y esto no siempre es fácil. 

Los Kanjô evolucionaban cada vez con más facilidad, así la semilla del mal se fue instalando en la Tierra. Desde entonces en cada persona, en cada acto hay una lucha entre la LUZ y la OSCURIDAD.

Debido a esto, cada vez más humanos perdían el  ”brillo” y se convertían en poco más que monos evolucionados. Así es ahora la mayoría de la gente.

-Te estarás preguntando, ¿cómo es que no sabías nada de esto? ¿Cómo es que desconocías que tienes poderes ocultos?

Pues primero de todo porque no sabías que podías hacerlo. Y cuando uno no sabe que puede hacer una cosa, ¿por qué va a probar a hacerla? La otra razón es que, aun sabiendo que puedes hacerlo, hay una resistencia debido a que desde niña/o te han dicho lo que puedes hacer y lo que no. Estudia (puedes hacerlo), no creas en amigos imaginarios(no puedes hacerlo);  aprende algún deporte (puedes hacerlo), ¿hacerte invisible? (por favor!, no puedes hacerlo); los sueños son como una película que pasa delante de mi mente(puedes hacerlo), en los sueños puedo volar hasta casa de un amigo/a y ayudarle a encontrar un objeto que perdió hace mucho(no puedes hacerlo); Ponte una tirita y del corte solo quedará una marca (puedes hacerlo), utiliza la curación instantánea y del corte no quedará ni rastro en unos días(no puedes hacerlo)… y así una detrás de otra te han hecho creer que solo vienes del mono y por tanto solo puedes hacer cosas “normales”.

Pero la verdad es que tú también  llevas en tu ADN esa estructura extraterrestre aunque, como la mayoría,  de las personas está apagada, y es por eso que no has disfrutado de todas estas capacidades que algunos llaman magia. Si lees y practicas este manual, abrirás una nueva dimensión de la realidad donde todo es posible. Puedes volver a ser uno de los resplandecientes.